Arterioesclerosis y dieta

0
150

La arterioesclerosis es una afección consistente en la acumulación arterial de grasas, colesterol, hidrocarburos, tejidos fibrosos y depósitos calcáreos. Conlleva el endurecimiento de las arterias con la pérdida de elasticidad y su estrechamiento, lo que supone una grave falta de riego sanguíneo en la zona afectada.

arteriosclerosis

Consejos para la dieta en la arterioesclerosis

Tomar hidratos de carbono, preferentemente polisacáridos, como pasta, patata, cereales, productos y panes elaborados con harinas de maíz, de trigo, con semillas, etc…

Disminuir moderadamente las grasas. Utilizar grasas poliinsaturadas, como aceite de maíz, girasol, oliva.  Es mejor utilizar los aceites crudos para evitar las transformaciones que sufren con el calentamiento.

Consumir productos lácteos desnatados evitando natas enteras y quesos curados.

Moderar el consumo de embutidos magros como el jamón. Prescindir de embutidos grasos y patés.

Controlar el consumo de pescados y carnes grasas. Preferir merluza, lenguado, pescadilla, mero, aves sin piel.

Se recomienda suprimir el café y el alcohol porque influyen en la elevación de triglicéridos.

Eliminar de la dieta adobados, salazones, escabechados, mariscos, yema de huevo en exceso, frutas muy maduras, aceites de palma y coco, azúcares añadidos.

Conviene disminuir la sal de la dieta para evitar hipertensión. Los alimentos deben condimentarse con sobriedad, evitando los estimulantes y los excesos azucarados.

Aumentar el consumo de vitamina E, presente en alimentos como el aceite de germen de trigo, aceitunas, hortalizas de hoja verde, espárragos, aguacate…

La elaboración de los alimentos se hará a la plancha, al vapor, al horno, evitando en los posible los fritos y estofados.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *